Organiza tu vida con un bullet journal

Square

Nunca me gustaron las agendas porque me veía limitada al momento de escribir. Sentía que desperdiciaba papel al tener el clásico modelo semanal. Después de todo, no siempre tenía cosas para escribir cada uno de los días que la agenda estándar me proponía. Los diseños no me gustaban, los colores tampoco. Si tenía muchos dibujitos me molestaba. Demasiados detalles para algo que se supone, debe ser simple y eficiente.

El bullet journal, vino a solucionar mis inconvenientes organizacionales. Ryder Carroll es el joven austríaco con el que al parecer comparto las mismas incomodidades respecto a las agendas convencionales. Él inventó una metodología muy básica para aplicar en cualquier cuaderno que tengas en tu casa. Mi preferencia es usar hojas punteadas, pero eso viene más adelante. Primero, unas sugerencias personales:

  • Tomate el tiempo para elegir un cuaderno que te guste mucho. Piensa que lo vas a utilizar por el tiempo que el tamaño de tu letra y la cantidad de hojas te permitan. La idea es que disfrutes de escribir en él.
  • Por la misma razón, y asumiendo que tienes una preferencia por escribir en papel, elegí una lapicera cuyo trazo te enamore.

La intención del bullet journal es apuntar a lograr cierta claridad mental que te permita relajarte y bajar los niveles de ansiedad. A su vez, en el proceso, organizas las tareas y las prioridades; descartando aquello que resulta no ser tan importante y concentrándote en eso que sí lo es. Escribir las ideas en papel es una forma de quitar el peso en la mente y conectar con lo analógico, en una época en la que pasamos mucho tiempo frente a diversos dispositivos electrónicos.

Puede servir tanto como agenda, anotador, diario personal o cuaderno de dibujos, lo que quieras. Lo importante es que cumpla la función que particularmente necesites. A continuación, dejo una guía básica con la que arrancar, pero siéntete libre de experimentar y retorcerla como más te guste.

Cómo diseñar un bullet journal

Puedes usar la primera hoja de tu cuaderno para escribir tu nombre y un teléfono contacto en caso de que lo pierdas. Quizás un alma caritativa esté de humor para devolvértelo.

1 – El Índice

Página siguiente, la más importante de todas: EL ÍNDICE. Acá van todos los títulos, meses, colecciones de temas, proyectos, cuestiones que se te ocurran. Muy importante numerar tus hojas manualmente de acá en adelante, a no ser que tengas la dicha de poseer un cuaderno con numeración impresa.

Algunas ideas para colecciones de temas pueden ser:

Películas recomendadas;
Libros que quiero leer;
Ideas que se me vienen a la cabeza;
Frases;
Recetas;
Metas de actividades;
Cosas que quiero aprender, mejorar, hacer o cambiar;
Teléfonos, nombres;
Horarios de este año
Materias del cuatrimestre.

Titula cada página y anótala en el índice para no perder rastro de su existencia, así podrás encontrarla en el futuro.

Lo ideal es dejar mínimo dos páginas para el índice, con el tiempo comenzará a crecer.

2 – El Registro Futuro (Panorama general del año)

El «registro futuro», denominado así por Ryder, no es más que un calendario pequeño con lo esencial del mes. Es opcional, como casi todo en el bullet journal. La idea en esta sección es dejar un pequeño espacio para escribir en todos los meses del año, con el objetivo de que si durante el mes de Febrero descubres que en Octubre tendrás un evento importante o un recordatorio que cumplir, puedas recurrir a una sección a destacarlo y dejarlo en claro. Es una imagen general de todo el año.

Teniendo en cuenta que entran 3 meses por página, completar el año te llevaría solo 4 páginas. Este es un modelo básico, pero puedes adaptarlo a tu gusto y piacere.

Hay quienes también dividen una hoja en seis cuadrados, destinando uno a cada mes, ocupando el año entero en un solo pliego (dos hojas).

3 – Meses

Por último, la mirada se recorta a lo que sucede en el mes. Se puede usar una página (en este ejemplo utilizamos la izquierda) para ubicar los días verticalmente. En un cuaderno de tamaño A5 entran todos perfectamente. Así contemplamos y registramos lo que sucede en el mes.

En la página de la derecha, se pueden ubicar las tareas específicas al día que está transcurriendo o a la semana completa. Con la práctica verás qué metodología te gusta más y cuál se adapta a tu rutina de escritura.

3 – El día a día con referencias: tareas, notas y eventos

Te presento las referencias básicas, una serie de símbolos que podemos utilizar para distinguir nuestras oraciones y clasificarlas. En este caso vemos puntos para tareas, guiones para notas & círculos para eventos. Siéntete libre de agregar cuantas quieras, pero recuerda mantener la simpleza. No te ahogues en un mar de símbolos.

Así lucen las tareas al final del mes.

Ejemplos de tareas combinadas.

Una buena idea es desglosar las tareas. Por ejemplo, escribir solamente «estudiar historia» puede llevar a que nunca la completemos dada su ambiguedad. ¿Qué sería bien estudiar? ¿De qué manera? ¿Qué pasos hay que seguir para lograr «estudiar historia»?

Puede ser muy útil escribir pequeñas indicaciones específicas que juntas, llevan al cumplimiento de la tarea general: si nos proponemos «leer capítulo 3», «armar síntesis capítulo 2» & «practicar frente al espejo», estamos ante consignas más claras y atractivas. Luego de cumplir esas tres tareas, podríamos decir que «estudiamos historia» durante ese día.

Si te quedaron dudas o preferís un poco de movimiento antes que las imágenes, este video de Ryder amplía lo antes escrito.

¡No pierdas el foco! Algunos tips

La esencia de la práctica del bullet journal consiste en «registrar el pasado, organizar el presente y planear para el futuro», según el mismo Ryder Carroll. En mi experiencia, es importante mantener la sencillez para no abrumarse con este nuevo ejercicio.

  • ¡Manten el bullet journal CERCA! Si no lo llevas contigo, es probable que nunca lo uses. Déjalo a mano para consultarlo y escribir en él.
  • Empieza de a poco, ¡no te sobrecargues de proyectos! Si quieres incorporar 5 hábitos nuevos, no pretendas meditar, hacer ejercicio, leer novelas, boxear y avistar aves todos los días de la semana. Tomemos hacer ejercicio como ejemplo: pon una meta lo suficientemente fácil de cumplir. Digamos, 1 vez por semana. Al momento que logres mantener esa condición por mucho tiempo y te sientas a gusto con hacer más ejercicio, comienza a agregar días. Esta es una técnica para crear hábitos nuevos. Si te interesa la temática, te recomiendo el libro Atomic Habits de James Clear.
  • Usa tu imaginación. Puedes crear las colecciones que quieras para añadir a tu índice, según tus necesidades e intereses. ¿Te recomiendan muchas series? Haz un apartado de recomendaciones. ¿Quieres incorporar una dieta nueva? Escribe las comidas específicas que deberías seguir en una colección. ¿Se te ocurren ideas sueltas en el medio del día? Dedica un apartado a ello. Lo único, recuerda siempre añadir el número de página al índice para encontrar fácilmente las secciones.
  • Organización, ¡yay! En este cuaderno puedes anotar de todo, para evitar tener papelitos desparramados a lo largo y a lo ancho del escritorio. Si es de tu agrado, puedes usar marcadores y diferentes colores para adornar el bullet journal. Hay muchos ejemplos y diseños en internet. Pero recuerda que no es necesario, el objetivo es que te sea funcional ante todo.
  • Tómalo como instancia de reflexión. El bullet journal puede servirte para descansar unos minutos de la fugacidad del día. Siéntate y escribe lo que desees, desahógate de ideas o molestias. Piensa en qué proyectos enfocarte o qué cosas realmente requieren de tu atención y esfuerzo. ¿Quieres irte de vacaciones al Parque Nacional Lanín? Piensa los pasos que necesitas cumplir para lograrlo y arma una colección (indexá y numerá).
  • La importancia de la flexibilidad. No olvides que es probable que pases por varias pruebas y diseños, es parte del proceso hasta que encuentres una metodología que se adapte a tu estilo, rutina y día a día. Está bien cambiar y probar nuevos modelos, todo es gracias al abanico de posibilidades que brinda un cuaderno en blanco y nuestra propia imaginación.

Ejemplos de mi bullet journal azul


Comment

6 Replies to “Organiza tu vida con un bullet journal”

Comentar